Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Unai hace 7 meses, 3 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #273

    Unai
    Participante

    La gran mayoría del input lingüístico que recibimos a lo largo del día es oral, por lo que una persona con discapacidad auditiva probablemente tenga que escoger un medio a través del cual ser capaz de comunicarse; es decir, tanto de recibir (input) como de transmitir (output).

    De hecho, existen varios medios que habilitan la comunicación lingüística, quedando a elección de la persona cuál escoger. Existen por un lado los distintos implantes a los que se puede someter la persona con discapacidad auditiva; pero podemos encontrar otras posibilidades. Por otro lado, tenemos los distintos métodos de comunicación como la labiofacial, o el lenguaje de signos, mediante los cuales estas personas pueden lograr una comunicación eficaz.

    Por otro lado, los docentes pueden tener varias consideraciones a la hora de dar respuesta a las necesidades específicas de apoyo educativo de estas/os jóvenes:
    El alumnado adquiere nuevos conocimientos mediante la interacción entre profesorado y compañeras/os, utilizando como canal principal el auditivo-verbal. Los elementos audición y lenguaje son contenidos a trabajar en el aula, por lo que pueden convertirse en dos dificultades para este alumnado. Es por esto que se recomienda priorizar determinados contenidos y actividades para la atención a las necesidades del alumnado con discapacidad auditiva. Asimismo, se recomienda introducir en el aula contenidos y actividades para todo el grupo enfocados a facilitar la relación y el conocimiento entre el alumnado. Por otro lado, los contenidos que debemos priorizar y enfatizar son:

    • Comprensión oral: En situaciones de interacción oral, alumnado y profesor/a deberán desarrollar determinadas estrategias para facilitar la comunicación, la comprensión de la información y la participación del alumnado con discapacidad auditiva.

    • Dominio de la expresión escrita: Parte del alumnado puede presentar dificultades en la redacción de textos, por lo que puede ser necesaria la realización de un trabajo previo dirigido a conocer, identificar y reflexionar sobre la sintaxis y los recursos lingüísticos del lenguaje. Se pueden proponer diferentes actividades enfocadas a completar o reordenar frases; así como a ampliar o componer diferentes estructuras de oraciones. Asimismo, es necesario conocer la estructura interna de los distintos tipos de texto y llegar a su composición a partir de viñetas, dibujos, ideas o esquemas.

    • Potenciación de la lectura: El objetivo es compensar el déficit de vocabulario y seleccionar el nuevo que se va a trabajar. Además, le ayudaremos a conocer los significados de las palabras en toda su extensión. El desarrollo de estos contenidos requiere una gran cantidad de material visual y utilizar estrategias de acción y representación.

    • Mejora de la comprensión lectora: Para ello, existen distintas técnicas que ayudan a trabajar los textos: Lectura a través de imágenes que representen el contenido; adaptar el lenguaje a las posibilidades de comprensión y de expresión del niño; así como apoyar el relato de los textos en gestos, signos y representaciones. Por otro lado, la adaptación de textos escritos no consiste en realizar un resumen, sino en modificar frases, palabras y expresiones. Con esto se consigue facilitar la comprensión del contenido del texto.

    Podéis encontrar más información en torno a la atención de las necesidades y respuesta educativa del alumnado con discapacidad auditiva a través del siguiente enlace:

    • Este debate fue modificado hace 7 meses, 3 semanas por  Unai.
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.