Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Unai hace 7 meses, 3 semanas.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #280

    Unai
    Participante

    La discapacidad intelectual recoge una serie de limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual, como en conducta adaptativa. La conducta adaptativa es el conjunto de habilidades conceptuales, prácticas y sociales que aprendemos las personas para movernos en la sociedad.

    Con el objetivo de aclarar el concepto, vamos a ver varias premisas:

    • Las limitaciones en el funcionamiento deben darse entre personas iguales en edad y cultura.
    • Previa a la detección adecuada, es necesario tener en cuenta la diversidad cultural y lingüística. También es importante conocer las diferencias en la comunicación y en aspectos motores, sensoriales, de la conducta.
    • El alumnado que presenta alguna dificultad o limitación, también dispone a su vez de buenas habilidades y capacidades.
    • La principal finalidad de la detección de etas dificultades es el desarrollo de una correcta respuesta educativa y atención a las necesidades.
    • Mediante los apoyos personalizados adecuados durante un largo periodo de tiempo, el funcionamiento en la vida de la persona con discapacidad intelectual puede mejorar.

    Este enfoque de la discapacidad intelectual entiende la discapacidad como una oportunidad para el reajuste entre las capacidades del alumno/a, el contexto en que esta funciona y las necesidades específicas que pueda tener.
    Dentro de la discapacidad intelectual existe una escala de graduación, en la que podemos ver que hay 3 niveles principales:

    • Discapacidad intelectual leve: Hace referencia al alumnado con un coeficiente intelectual de entre 75 – 55. Normalmente, este alumnado presenta ligeros déficits sensoriales y/o motores. Además adquieren las habilidades sociales y comunicativas en la etapa de educación infantil, pero por lo contrario adquieren los aprendizajes instrumentales básicos en la etapa de educación primaria.
    • Discapacidad intelectual moderada: Hace referencia al alumnado con un CI de entre 55 – 40. La conducta adaptativa de este alumnado suele verse afectada en todas las áreas del desarrollo.
    • Discapacidad intelectual grave: Forman parte de este grupo el alumnado con un coeficiente intelectual de entre 40 – 20, y supone el 3-4% del total de las personas con discapacidad intelectual. La adquisición de lenguaje en los primeros años suele ser muy limitada; llegando incluso y a poder aprender a hablar o algún signo alternativo de comunicación durante toda su escolarización.

    Para comprender mejor la discapacidad intelectual, vamos a entender la inteligencia como la capacidad que tiene una persona para adaptarse con éxito a situaciones determinadas. De hecho, las alumnas/os tienen actos inteligentes. Todas/os piensan, pero no siempre cuentan con las herramientas adecuadas para resolver problemas y dar respuestas adecuadas a nuevas situaciones. Es por esto que la conducta adaptativa se muestra limitada para funcionar en las actividades de la vida diaria.

    Las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo de este alumnado no vienen dadas únicamente por las dificultades propias de la DI. Sino que también se concretan mediante la evaluación de la competencia curricular de la alumna/o; de su contexto social y familiar; etc. Como profesionales de la educación, creemos que primeramente deberíamos de ofrecer una respuesta educativa que pudiera satisfacer las necesidades de todo el alumnado en su conjunto. Podríamos por ejemplo dedicar más tiempo a determinados objetivos o contenidos que, siendo importantes para todo el alumnado, pudieran ser más relevantes para el alumnado con discapacidad intelectual u otra NEAE. Además, podríamos implementar en el aula una metodología que fomentara el aprendizaje de todo el alumnado, a la vez que atendemos a sus necesidades personales:

    • Antes de iniciar un nuevo aprendizaje, recurrir a los conocimientos previos acerca de ese tema. Al iniciar el trabajo de una nueva unidad didáctica, será de gran ayuda revisar la información que ya tienen los alumnos sobre el nuevo tema, para determinar con más precisión si las tareas previstas son adecuadas o necesitaremos añadir alguna adicional.
    • Utilizar metodologías como el aprendizaje dialógico, el aprendizaje cooperativo, o la enseñanza tutelada.
    • Tratar de relacionar los contenidos con temas de interés para el alumnado y con temáticas que les motiven.
    • Utilizar técnicas que contemplen la experiencia y la reflexión, como por ejemplo el aprendizaje por descubrimiento.
    • Adaptar el lenguaje al grado de comprensión de los alumnos. Podemos recurrir a las preguntas para comprobar que quienes presentan mayores dificultades sean capaces de comprender lo que tienen que hacer y cómo lo tienen que hacer.
    • Proponer actividades que permitan trabajar un mismo contenido con distintos grados de dificultad.
    • Adaptar las actividades adecuándolas a la situación de determinadas/os alumnas/os.

    Estas son algunas de las propuestas para atender y dar respuesta al alumnado que presenta discapacidad intelectual. Podéis encontrar más información en el siguiente enlace:

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.